Colaboran SEGIB y Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación
Portugués
Con esta exposición virtual pretendemos resaltar, con carácter general, la importancia de los archivos para la promoción y protección de los derechos humanos, para la reconstrucción de la memoria histórica y para documentar la justicia transicional y, en particular, la contribución del programa Iberarchivos al rescate y preservación de los testimonios documentales relacionados con las violaciones de los derechos humanos, lo que ha permitido en definitiva resguardar esta memoria del pasado de algunos regímenes autoritarios en el contexto iberoamericano1.
Tanto la lucha contra la impunidad como el derecho a obtener reparaciones por parte de las víctimas están recogidos en el derecho internacional a través de textos aprobados por las Nacionales Unidas en 20052, en los que se otorga un papel decisivo a los archivos mediante la obligatoriedad de los Estados de garantizar la preservación de los documentos que testimonian las violaciones de los derechos humanos y de ofrecer la posibilidad de consultarlos a la ciudadanía.
Algunos principios básicos reconocidos en estos textos internacionales como el derecho inalienable a la verdad, el deber de recordar o el derecho de las víctimas a saber, no podrían garantizarse sin la adecuada preservación de los archivos. Sin la conservación de estos documentos se facilita la manipulación de la verdad, lo que implica la dificultad de identificar a los responsables de las violaciones de los derechos humanos y, por tanto, la elusión de las consiguientes responsabilidades penales, además de la reparación de las víctimas.
Por tanto, los archivero/as tienen un papel crucial en la conservación de esta memoria, en la mayoría de los casos frágil, debido a los intereses en su eliminación, ocultación o falsificación con la finalidad de asegurar la impunidad de los autores de violaciones de los derechos humanos. Por tanto, el ejercicio de nuestra profesión posibilita el que se pueda conocer la verdad de los hechos, lo que implica una gran responsabilidad, como se recoge los textos emanados del Consejo Internacional de Archivos, como lo es los “Principios básicos sobre el papel de archiveros y gestores de documentos en la defensa de los derechos humanos”.
Desde los inicios del programa Iberarchivos, asegurar la protección de los archivos sobre derechos humanos y facilitar su acceso ha sido una de las líneas prioritarias del programa y se han apoyado 57 proyectos de 38 instituciones y 11 países, con una financiación por parte del programa de 338.385,95 euros.
Esta exposición virtual de proyectos de derechos humanos pone de manifiesto el compromiso del programa Iberarchivos con la protección de estos archivos, cuyo fin último es garantizar que este patrimonio documental tenga una adecuada protección frente a la destrucción u ocultación intencionada y que se facilite su accesibilidad por parte de no sólo de las víctimas, sino también de la sociedad en su conjunto.
Comparte en RRSS:


Top